“No hay un plan” para el Brexit, dice un documento filtrado de un asesor del gobierno de Reino Unido

may-theresaReino Unido no tiene un plan global para salir de la Unión Europea (UE) y la estrategia de divorcio con el club comunitario podría tardar otros seis meses debido a las divisiones en el gobierno de la primera ministra, Theresa May, según un documento filtrado al que tuvo acceso la BBC y The Times.

El documento filtrado, preparado por un consultor para la Oficina del Gabinete, dice que los departamentos gubernamentales están trabajando en más de 500 proyectos relacionados con el Brexit y podrían necesitar unos 30.000 funcionarios adicionales.

La oficina de May indicó que no reconoce las afirmaciones hechas en el memorando. “Este no es un informe del Gobierno y no reconocemos las afirmaciones hechas en él”, dijo un portavoz del gabinete de la primera ministra. “Estamos enfocados en seguir adelante con el trabajo para concretar el Brexit y hacer que sea un éxito”, añadió.Sin embargo, aún no existe una estrategia común de salida “debido a las divisiones dentro del gabinete“, dice el escrito.

El memorando para el gabinete ministerial está fechado el 7 de noviembre y lleva por título “Actualización del Brexit”. El documento indica que tomará otros seis meses antes de que el gobierno decida con precisión lo que quiere conseguir con el Brexit o acuerde sus prioridades.

El periódico The Times señala que el documento también identifica divisiones dentro del gabinete entre el canciller, Boris Johson, el ministro para el Brexit, David Davis, y el jefe de la cartera de Comercio Exterior, Liam Fox, por una parte, y el ministro de Hacienda, Philip Hammond, y su par de Negocios, Greg Clark, por el otro.

De acuerdo con el periódico, el memo dice: “Cada departamento ha desarrollado un plan ‘ascendente’ de cuál podría ser el impacto del Brexit y su plan para hacerle frente al ‘peor caso'”.

“Aunque necesario, esto se queda considerablemente corto en lo que respecta a ‘un plan del gobierno para el Brexit’ porque no hay una priorización y un hilo conductor dentro de un estrategia general de negociación”.

También afirma que los grandes negocios podrían pronto ponerle “una arma en la cabeza al gobierno” para asegurar que obtendrán lo que necesitan para mantener empleos e inversiones.

Puntúa