La Policía Nacional detiene a un farmacéutico y a un “visitador medico” por estafa y falsificación de documentos

escudoAprovechando su relación familiar con un farmacéutico, el presunto autor de los hechos cogía los datos de sus clientes para rellenar las recetas falsificadas.

 

Agentes de la Policía Nacional han detenido a dos personas como presuntos autores de un delito continuado de estafas, falsedad de documentos públicos y delito contra la salud pública. Las recetas eran falsificadas por un “visitador médico”, aprovechando que el mismo era comercial de los medicamentos y que tenía confianza con los médicos, sustraía las recetas y rellenaba los datos de las mismas.

La investigación comenzó en el mes de junio del presente año cuando los investigadores tuvieron conocimiento del hurto continuado de recetas, cometidos en la sala de consulta de varios doctores de un hospital de Móstoles. Así mismo, descubrieron que en una farmacia de esa localidad se estaba vendiendo gran cantidad de dos medicamentos, destinados a tratar una enfermedad en concreto, a gente que ni siquiera la tenía y que nunca habían recibido tratamiento en el referido Hospital de Móstoles, donde se les había receta el referido medicamento.

Los agentes averiguaron que el laboratorio que fabricaba estos medicamentos, contaban con un comercial en la zona de Móstoles, o como son conocidos en el sector, visitador médico, que tenía relación familiar con un farmacéutico de esa localidad. Los agentes descubrieron que era en su farmacia donde se compraban los medicamentos con las recetas falsificadas.

El detenido aprovechaba la confianza depositada por los médicos, para sustraerle las recetas y ponerles los sellos

 

Tras múltiples gestiones, los investigadores descubrieron que el “modus operandi´´ era siempre el mismo, aprovechaba las visitas que hacía a los doctores y abusando de la confianza que los mismos habían depositado en él, les sustraía las recetas con sello y número de colegiado. Después, las rellenaba con los datos del medicamento y a nombre de los clientes de la farmacia de su familiar. Una vez hablados con estas personas, se pudo comprobar que los mismos nunca habían ido a recibir tratamiento de ese tipo al hospital y salvo dos ocasiones, ni siquiera tenían la enfermedad cuyos medicamentos supuestamente habían comprado. Hasta el momento se han detectado 420 recetas falsificadas, ascendiendo el valor de lo estafado a la Seguridad Social a más de 22.000 euros.

La investigación ha sido llevada a cabo por agentes de la Brigada de Policía Judicial de la Comisaría de Móstoles pertenecientes a la Jefatura Superior de Policía de Madrid.

Opt In Image
Ayúdanos a seguir creciendo

Entra y suscríbete, con ese euro harás que este periódico digital siga hacia adelante.

  • visitarnos en nuestra web
  • suscribirte
  • compartir en las redes sociales
  • puntuar las noticias

 

esto nos ayuda a seguir creciendo, muchas gracias.

 

<>
Puntúa