La Policía Nacional desmantela diez plantaciones de marihuana gestionadas por un clan familiar de narcotraficantes

policia nacional plantas de cannabisDisponían de viviendas alquiladas en lugares aislados para evitar ser detectados por los vecinos y sustraerse de la acción policial. La electricidad necesaria para alimentar las instalaciones la tomaban fraudulentamente de las acometidas generales, con el consiguiente perjuicio para la empresa  distribuidora.                                                    Aprehendidas 2.650 plantas de cannabis sativa, 2’4 kilos de cogollos de marihuana y 50 gramos de ketamina, e intervenida una pistola eléctrica, 32 teléfonos móviles y 40.500 euros en metálico, entre otros efectos.

Los 24 detenidos gestionaban diez plantaciones indoor de marihuana en diversas localidades de las provincias de Barcelona y Tarragona, todas ubicadas en viviendas alquiladas en lugares poco concurridos para evitar ser detectados.
Distribuidores de marihuana en la provincia de Barcelona
La operación policial tuvo su inicio en el mes de marzo de 2015 cuando los investigadores conocieron la existencia de un clan familiar ubicado en  Terrassa (Barcelona) que se estaría dedicando al cultivo y posterior distribución de cocaína en las comarcas de Barcelona, principalmente, y algunas localidades del resto de España o Francia.

Las gestiones permitieron averiguar que se trataba de un grupo perfectamente organizado de narcotraficantes integrado por miembros de una misma familia, todos de nacionalidad española. Cada uno de sus miembros llevaba a cabo una función determinada atendiendo a sus conocimientos o capacidades: jardinería, electricistas, fontaneros, montadores o conductores, entre otras.
Sus máximos responsables tenían alquiladas un total de diez viviendas tipo chalet en lugares aislados o poco concurridos de las provincias de Barcelona (Corbera de Llobregat, Sant Fost de Capcentelles, Terrassa, Argentona y Vacarises) y Tarragona (El Montmell), a nombre de terceras personas. El periodo de permanencia no solía superar los nueve meses, abonando la renta siempre en efectivo y en mano.
 Sofisticadas plantaciones indoor 
Las viviendas albergaban un total de diez plantaciones  indoor de marihuana dotadas de completas y sofisticadas instalaciones, valoradas en más de 100.000 euros, para conseguir cultivos intensivos. La electricidad necesaria para el funcionamiento de las mismas era tomada de forma fraudulenta de las acometidas generales, con el consiguiente perjuicio económico para la empresa distribuidora.
En el marco de la operación se han practicado diez registros en otras tantas viviendas, desmantelándose las correspondientes plantaciones en la provincia de Barcelona: Corbera de Llobregat (2), Terrassa (2), Sant Fost de Capcentelles (1), Argentona (1), Vacarises (1) y El Montmell
(Tarragona) (3). En los mismos se han aprehendido 2.650 plantas de cannabis sativa, 2’4 kilos de cogollos de marihuana y 50 gramos de ketamina, así como la intervención de una pistola eléctrica, dos pistolas detonadoras, 32 teléfonos móviles, 40.500 euros en metálico y dos vehículos, un de ellos sustraído.
Los detenidos, a quienes se les imputan presuntos delitos de tráfico de drogas, pertenencia a organización criminal y defraudación de fluido eléctrico, fueron puestos a disposición de la autoridad judicial correspondiente, decretándose el ingreso en prisión provisional para seis de ellos y libertad con cargos a la espera de juicio para el resto.
Puntúa