La Policía Nacional desarticula una organización que traficaba con hachís en España, Estonia, Polonia y Rusia

hachis en doble fondo autosEl líder residía en la localidad valenciana de Benissa, desde donde se desplazaba a Fuengirola (Málaga) para conseguir el estupefaciente.

 Transportaban la droga desde nuestro país oculta en vehículos preparados con un doble fondo para evitar ser detectados en la frontera.

Agentes de la Policía Nacional y de la División de Drogas del Servicio de Aduanas de Estonia han detenido a 15 miembros de una organización dedicada al tráfico de hachís a gran escala, que operaba entre España, Estonia, Polonia y Rusia. El líder residía en la localidad valenciana de Benissa, desde donde se desplazaba a Fuengirola (Málaga) para conseguir el estupefaciente. Transportaban la droga desde nuestro país oculta en vehículos preparados con un doble fondo para evitar ser detectados en la frontera.
La investigación se inició por las autoridades aduaneras en Estonia durante el verano de 2014, sobre una organización criminal dedicada al tráfico de grandes cantidades de hachís desde España a Estonia, Polonia y Rusia. En marzo de 2015, las autoridades estonias solicitaron a la Policía Nacional su colaboración en un dispositivo de vigilancia y control durante la estancia en territorio español de diversos objetivos estonios y rusos que se encontraban en ese momento en la Comunidad Valenciana.

La organización estaba asentada tanto en Estonia como en nuestro país, en concreto, en Valencia y distintos pueblos alicantinos. El líder del grupo organizado residía en la localidad de Benissa (Comunidad Valenciana), desde donde se desplazaba periódicamente a Fuengirola (Málaga) para reunirse con otros ciudadanos de origen marroquí, quienes se encargaban de conseguir la droga.

105 kilogramos de resina de hachís

Los agentes descubrieron que, en un chalé de una localidad valenciana, se estaba preparando un vehículo para incorporarle un doble fondo. Al parecer, un miembro de la organización, de origen ruso, lo conduciría hacia Bielorrusia a través de Polonia desde nuestro país. Comprobada la información, los agentes se pusieron en contacto con las autoridades competentes a través de Europol, siendo detenido en la frontera de Polonia y Bielorrusia por ocultar en el vehículo caleteado en el que
viajaba 105 kilogramos de resina de hachís.

Poco después localizaron otro vehículo, esta vez conducido por una mujer y un hombre que viajaban en compañía de un menor, con el objeto de pasar desapercibidos, desde España y con dirección a Rusia. Al registrar el vehículo en la frontera, los agentes se incautaron de otros 200 kilogramos de hachís ocultos, nuevamente, en un doble fondo.

Fruto de esta operación, se ha detenido a un total de 15 personas, cinco de ellas en España, siete en Estonia y tres en la frontera de Polonia, así como la incautación total de 1.200 kilogramos de hachís, en diferentes puntos de Europa.
Puntúa