La Policía Nacional desarticula una organización especializada en asaltar chalés

policia nacional robos a viviendasLos cuatro arrestados alquilaban pisos en la cornisa cantábrica por el plazo de un mes y desde allí se desplazaban a diferentes ubicaciones para cometer los robo.                   Algunas de las sustracciones las cometían con los moradores en el interior de las viviendas y no dudaban en utilizar la violencia, e incluso llegaron causar graves lesiones a dos perros que defendían  una de las casas asaltadas.                                                                       En sus desplazamientos tomaban altas medidas de seguridad con el fin de evitar la acción policial y conseguir pasar desapercibidos.

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado una organización especializada en robar en el interior de viviendas unifamiliares, principalmente en chalés. Se les imputan cinco asaltos en diferentes domicilios ubicados en el Principado de Asturias, Navarra y Guipúzcoa. Los investigadores los relacionan con un gran número de asaltos realizados desde el mes de noviembre en toda la cornisa cantábrica. Los cuatro arrestados, tres de los ellos de nacionalidad albanesa, alquilaban pisos en el norte de España por el plazo de un mes y desde allí se desplazaban a diferentes ubicaciones para cometer los robos. Algunas de las sustracciones las cometían con los moradores en el interior de las viviendas y no dudaban en utilizar la violencia, e incluso llegaron a causar graves lesiones a dos perros que defendían una de las casas asaltadas. En sus desplazamientos tomaban altas medidas de
seguridad con el fin de evitar la acción policial y conseguir pasar desapercibidos.

Avanzada la operación, los agentes averiguaron que el grupo, asentado en Valencia, no actuaba en dicha provincia sino que sus miembros se desplazaban al norte de España para cometer los robos. Normalmente alquilaban en la cornisa cantábrica alojamientos por el plazo de un mes y desde ahí se dirigían a la ciudad donde se encontraban sus objetivos. En estos lugares permanecían períodos de siete a  diez días y después  regresaban a Valencia, donde entregaban los efectos sustraídos a otro
grupo criminal de origen macedonio-croata. Normalmente realizaban los asaltos en domicilios deshabitados, pero en el caso de que no lo estuvieran no dudaban en usar la violencia. En una ocasión causaron lesiones graves a dos perros que protegían una de las viviendas. En sus desplazamientos, con el fin de limitar la acción policial, no dudaban en realizar más de 400 km diarios y realizaban contravigilancias.
Puntúa