La Policía Nacional desarticula una organización criminal dedicada al tráfico internacional de marihuana y hachís

policia droga en malaga nves hachis y marihuanaDisponían de hornos incineradores dotados con dobles fondos para ocultar y trasladar los estupefacientes.

 Han sido detenidas 18 personas de distintas nacionalidades e interceptado un vehículo en el que la red transportaba 60 kilos de hachís.

 También se han practicado cuatro registros en los que se han decomisado 242,7 kilos de marihuana, 360 kilos de hachís, 130.000 euros en efectivo, maquinaria para el envasado y seis vehículos.

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado una organización criminal dedicada al tráfico internacional de marihuana y hachís. En el operativo han sido arrestadas 18 personas con edades
comprendidas entre los 33 y los 53 años de edad y nacionalidades holandesa, argentina, francesa y española. Los detenidos disponían de hornos incineradores dotados con dobles fondos para ocultar y trasladar losestupefacientes.
En el trascurso de la investigación se han llevado a seis registros -cuatro en Alahurín de la Torre (Málaga) y dos en la provincia de Granada- En dos naves industriales de la localidad malagueña Málaga se han decomisado 242,7 kilos de marihuana, 360 kilos de hachís, 130.000 euros en efectivo,
maquinaria para el envasado de la droga así como seis vehículos y dos hornos incineradores preparados con doble fondo para la ocultación y traslado de la droga.
Los investigadores comenzaron las pesquisas a mediados de 2014 cuando tuvieron conocimiento de la presencia de un hombre de origen holandés asentado en la localidad de Benalmádena, que podría estar implicado en el tráfico de estupefacientes, concretamente hachís o marihuana y en cantidades importantes.
Tras meses de investigaciones, las pesquisas se centraron en torno a una red integrada por varias personas de origen holandés y residentes en la provincia de Málaga, dedicadas presuntamente a la adquisición de sustancias estupefacientes a gran escala.
A medida que avanzaban las indagaciones, los agentes pudieron determinar que la red disponía de toda la infraestructura necesaria para llevar a cabo la actividad delictiva.
Así, los investigadores detectaron que los investigados mantenían contacto con un grupo de ciudadanos españoles –con antecedentes por tráfico de drogas- que había creado entre las provincias de Málaga y Granada una red de intermediarios con capacidad para conseguir, entre diversos
suministradores de la provincia granadina, importantes cantidades de marihuana que después ofrecían a redes internacionales, principalmente holandesas, con capacidad para trasladarla y distribuirla fuera de nuestro país. También localizaron otro grupo de personas que eran las encargadas de almacenar la droga procedente de Granada en lugares de seguridad malagueños y de prepararla en naves industriales para finalmente transportarla oculta entre mercancía legal hasta Holanda.
Puntúa