La Justicia británica dicta que el Parlamento debe autorizar el “brexit”

theresa-mayEl Tribunal Superior británico dictaminó hoy que el Gobierno de la primera ministra, Theresa May, debe recibir autorización del Parlamento antes de activar el artículo 50 del Tratado de Lisboa, que da inicio al periodo de dos años de negociaciones para salir de la Unión Europea (UE).

El dictamen del tribunal Superior británico supone igualmente que el brexit se someterá a un intenso debate en el Parlamento, lo que también puede llevar a May a optar por una propuesta de separación de la UE en su versión más moderada, que incluya la libre circulación de ciudadanos y garantice el acceso de los productos británicos al mercado europeo.

El debate parlamentario supondrá además un previsible retraso en los plazos previstos para activar el brexit. Theresa May había anunciado su intención de acticar el artículo 50 del Tratado de bruselas el próximo mes de marzo.

En cualquier caso, el ejecutivo británico puede recurrir el dictamen del Tribunal Superior, que surge a raíz de la demanda presentada poco después del referéndum del pasado 23 de junio por Gina Miller, una ejecutiva de la City, y otros seis demandantes que cuestionan la autoridad del Gobierno para gestionar el brexit sin contar con el Parlamento.

Las primeras reacciones

Tras conocer el dictamen, el ministro de Comercio Internacional y abanderado del “brexit”, Liam Fox, dijo que el Gobierno lo recurrirá ante el Tribunal Supremo, la máxima autoridad judicial británica, que se espera que se pronuncie antes de finales de año. “El Gobierno está decepcionado con la decisión del tribunal”, declaró Fox en la Cámara de los Comunes. “El país votó por salir de la Unión Europea en un referéndum aprobado por una ley del Parlamento, y el Gobierno está decidido a respetar el resultado del referéndum”, en el que casi un 52 % de los británicos apoyó abandonar el bloque europeo, añadió.

Por su parte, Gina Miller, una de las ciudadanas que planteó el caso ante el Superior, saludó el dictamen y pidió al Ejecutivo que tome “la sabia decisión de no apelar”.

Los partidos Laborista, Liberal Demócrata y Verde, en la oposición, se congratularon por el veredicto, mientras que el líder en funciones del eurófobo UKIP, Nigel Farage, alertó de una posible “traición” de la voluntad popular. “Temo que ahora se intentará todo para bloquear o retrasar la invocación del artículo 50. Si es así, (los diputados) no tienen ni idea del grado de indignación pública que provocarán”, manifestó en un comunicado.

Puntúa