Grandezas y miserias del pueblo argentino ante el ARA San Juan

 

Grandezas y miserias del pueblo argentino ante el ARA San Juan

El ARA San Juan (S-42) es un submarino tipo TR-1700 de fabricación  alemana, botado el 20 de junio de 1983, prestaba servicio en la Armada Argentina desde el año 1985

Fabricado por los astilleros Thyssen Nordseewerke  y con 66 mts de eslora cuenta con la tecnología de una nave de1985 y la confiabilidad del diseño y construcción alemana.

Su tripulación ronda los 40 hombres y su vida útil es de aproximadamente 25 años.

Su propulsión eléctrica es alimentada por 960 baterías de plomo-ácido. La energía de estas baterías es provista a un motor eléctrico de propulsión de cuatro armaduras y 6.400 KW de potencia que transmite su movimiento a la línea de eje y por consiguiente a la hélice. Para la carga de baterías cuenta con 4 motores diésel MTU de 16 cilindros en V y 1.200 KW de potencia, que mueven a su vez 4 alternadores de 4.000 amperes.

Entre el 23 de marzo de 1992 y el 21 de junio del mismo año, participó en ejercicios junto a unidades de la Armada de los Estados Unidos en aguas del Mar Caribe en donde se destacó por el profesionalismo de sus tripulaciones y la efectividad de sus armas

El día 17 de agosto de 2007 ingresó a las gradas del Astillero Ministro Manuel Domecq García, donde se le efectuó una denominada Reparación de Media Vida, que consiste en el corte de su casco para permitir el cambio de su planta propulsora, incluyendo los motores diésel y los 960 elementos de sus baterías que en lugar de reemplazarse fueron replacadas.

Se recorrieron todas sus válvulas y sistema eléctrico mientras que su casco fue completamente carenado.

No obstante, mientras se realizaban estar tareas en los astilleros, y ante sospechas comprobadas por el personal naval que supervisaba las mismas fueron denunciados en ese momento gran parte de los que debían supervisar y velar por la integridad de los trabajos que se contrataban.

El uniformado (José O. Gómez ) que llevó ante los estrados su denuncia de irregularidades fue dado de baja, y apartado,  su brillante carrera militar (con un promedio de 9,75) fue desintegrada en un instante y por un trámite exprés del siempre bien funcional Juez  Federal Oyarbide, por supuesto nada más fue investigado y se puso a salvo a todos los sospechados.

El San Juan zarpó el 8 de noviembre del puerto austral de Ushuaia y, tras las maniobras realizadas y su último contacto, se dirigía a su base en Mar del Plata. La Armada Argentina informó haber perdido el contacto con el submarino el 15 de noviembre pasado.

El 15 de noviembre de 2017 a las 7:30 (hora local) el ARA San Juan desapareció en aguas del Mar Argentino con 44 tripulantes a bordo en un viaje de regreso a su apostadero en la Base Naval Mar del Plata. Su última ubicación se reportó a 240 millas náuticas (432 kilómetros) de la costa, en el golfo de San Jorge. El hecho trascendió a la prensa a la noche del día siguiente y fue informado oficialmente dos días después, mediante un comunicado oficial de la Armada Argentina.4​5​ Esa misma noche la Armada informó que se había puesto en marcha el Protocolo SAR (búsqueda y rescate).

El día 18 de noviembre el gobierno argentino comunicó que había decidido aceptar la ayuda internacional ofrecida que incluía equipos adecuados para la búsqueda del submarino en caso de hallarse hundido en el fondo del mar y rescate de la tripulación.

La ayuda no tardó en llegar de Brasil, Uruguay, Noruega, Colombia, EEUU, Chile, Reino Unido, Alemania, Francia y Mejico y últimamente de Rusia.

El día 23 de noviembre, la Armada Argentina comunicó que había recibido un informe de la Organización del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares (OTPCE) con sede en Austria, sobre la detección de una “señal inusual, una anomalía acústica, corta y violenta, no nuclear. Esta información fue corroborada por el Alto mando de la Flota de los EEUU que cuentan con medios técnicos (sensores acústicos para el monitoreo de señales producidas por buques de superficie y sumergibles) diseminados estratégicamente en todos los océanos del planeta.

El clima no fue obstáculo para que más de 4000 hombres, exponiendo sus vidas y ante un mar embravecido con olas de 8 mts, iniciaran una exploración y búsqueda frenética que no ha cesado en intensidad y energía.

El esfuerzos y los medios dispuestos por la comunidad internacional antes mencionada, demostró su compromiso con esta labor humanitaria, mientras que llama la atención el silencio de naciones como Venezuela, Cuba, China, e Irán por ejemplo que formaban parte del eje de “alianzas” tejidas por el kirchnerismo durante la decadencia de nuestra Nación.

Asimismo crea mucho malestar en nuestra sociedad las distintas pero sonoras reacciones extra temporáneas de algunos legisladores (a los que vergonzosamente pagamos sus dietas) que embanderados en un falso y mal disimulado “nacionalismo” la aceptación de la ayuda de estos países occidentales, que desde el primer día no midieron recursos ni esfuerzos para dar con el sumergible perdido.

Es que estas tragedias siempre muestran lo peor y lo mejor de una sociedad tan castigada por el populismo, una gran Nación como nuestra Argentina que dio al mundo grandes hombres y supo compartir su grandeza con el mundo, también perdió parte de esta riqueza en manos de los propios argentinos, pero esa es otra lucha más que debemos dar para recuperar el brillo, el orgullo y la autoestima.

Mientras tanto en la vieja “Peronia” y cuando esta tragedia trascurre penosamente, para una parte de nuestra sociedad adormecida, y demostrando la apatía de los políticos que componen el Congreso Nacional, se aprueba “el día del cuarteto” esto, como un logro más de este populismo retrógrada que vengativamente todo lo destruyó.

Es que luego de tantos años de ataques a las instituciones armadas de la Nación por parte de políticos, intelectuales y gran parte del cuarto poder, las FFAA fueron perdiendo las capacidades y actualizaciones de todos sus Sistemas de armas.

La desinversión iniciada en el año 83 con Alfonsín y continuada por todos los otros gobiernos democráticos hicieron estragos a lo largo de tres décadas, no solo en la moral de sus hombres, sino también en sus medios ya exiguos y desactualizados, poniendo de rodillas a sus Fuerzas Armadas.

La clase política argentina fue perseverante en su tarea de venganza para con los militares de la Nación, pretendían que aquellos que aún no habían nacido en los años 70, sigan pagando las culpas de los militares, que aun cometiendo errores en la guerra contra la subversión salvaron a sus conciudadanos de cambiar su identidad nacional por las que daba un trapo rojo de esos tiempos.

Inexplicablemente, el mismo pueblo que vitoreaba y rogaba por los militares en los 70 supo también darle la espalda a sus defensores, pero esta indolencia siempre se paga y es muy alto el precio.

Como dato no menor, ya 425 hombres de estas mismas FFAA han perdido sus vidas en cárceles que los albergan sin proceso, sin garantías y sin asistencias mínimas para personas que exceden más de 70 años, no podía dejar de mencionarlo porque esto muestra el nivel de persecución y venganza que aun impera en este país.

También debo resaltar y amargamente que gran parte de los argentinos bajaron los brazos y ya dan por muertos y por perdidos a nuestros compatriotas, sin embargo uno de los militares que dirige una de las tantas misiones de búsqueda ha pedido 44 salvavidas, ropa y otros recursos para disponer de ellos en el momento del rescate! Estas potencias y sus Fuerzas Armadas están acostumbradas a buscar hasta el cansancio a sus hombres porque cada uno de ellos es importante, más aun si se trata de un servidor público.

Esta diferencia de aptitudes y actitudes ante este suceso también nos muestra que en el mundo la vida de todas las personas es valiosa e importante y que no ahorrarán recursos y esfuerzos para encontrarlos.

Finalmente y para cerrar, me quedo con las palabras de Jorge E. Bergallo, submarinista por cerca de 50 años y padre de uno de los tripulantes del ARA San Juan y que nos resume como pensamos los hombres de armas ante un hecho de esta envergadura.

VALIENTE MUCHACHADA DE LA ARMADA

Para todos aquellos que no lo saben, estos 43 hombres y 1 mujer de la ARMADA ARGENTINA, se encuentran oficialmente perdidos, cumpliendo la misión encomendada de realizar las tareas de vigilancia de pesqueros furtivos de países extranjeros que vienen, roban y depredan los recursos de todos los Argentinos.

Allá están, vaya a saber donde y en que circunstancias.

El parte meteorológico actual es de temporal, y se espera empeore a temporal muy fuerte. Vientos de 60 nudos y olas de más de 15 mts. En estas condiciones, 10 barcos de la Armada zarparon a buscar a sus compañeros.

NADA LOS VA A FRENAR.

Eso es COMPROMISO, VALOR, CORAJE Y PROFESIONALISMO.

Esa es la Armada Argentina que, frente a la adversidad, afronta con hidalguía su compromiso.

Ninguno de sus integrantes, jamás hicieron un paro o cortaron una calle.

Pensemos el país y los valores que queremos dejarles a los que criamos. Y PROFESIONALISMO. Esa es la Armada Argentina que, frente a la adversidad, afronta con hidalguía su compromiso”.

 

Alejandro G. M. Sironi

Ex Teniente de la fuerza Aérea Argentina

profesionalismo de sus tripulaciones y la efectividad de sus armas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Puntúa

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies