Es Jueves Santo. Silencio, el Legionario desfila.Solo los aplausos se atreven

legionarios PalafollsSe procedió este Jueves santo y como es tradicional al desfile en distintas ciudades de España en la usual procesión de los Legionarios con su Cristo de la Muerte a hombros.

La principal en Málaga comienza muy temprano con el desembarco de las tropas este año  la Companía de Honores del Tercio Duque de Alba II de La Legión un acto presenciado por miles de malagueños. Tras ellos, han descendido los miembros de las unidades que desfilarán esta noche junto al Cristo de Mena.

Fiel a la tradición, la Legión acompañó, este Jueves Santo en desfile procesional a los titulares de la Cofradía de Mena, el Cristo de la Buena Muerte y Ánimas y Nuestra Señora de la Soledad, que fueron portados por un total de 502 hombres de trono. La imagen del Cristo de la Buena Muerte fue tallada por Francisco Palma Burgos en 1942 y restaurada en 2001, y sustituye a la anterior, que se perdió en 1931 y correspondía al imaginero Pedro de Mena.

La Congregación se fundó en 1915 tras la fusión de la Cofradía del Cristo de la Buena Muerte, que fue creada en el siglo XIX y de la Hermandad de Nuestra Señora de la Soledad, de la que se tienen referencias de 1579. La Legión se vinculó definitivamente a la Congregación del Cristo de Mena en 1921, que fue reconocido como su protector por las autoridades militares siete años después.

Mientras los Hermanos Legionarios de Barcelona lo hicieron en Hospitalet de Llobregat consistorio anticlerical que los prohíbe aunque a ellos no les importa, y ante una gran multitud de personas que fueron convocadas por esta tradicional procesión  el presidente de la Hermandad de Antiguos Caballeros Legionarios, Jesús Cañadas, que es un catalán de Tiana (Barcelona), unos 50 años, alto y fuerte, grandes ojos azules, pelo rubio, se dirige a algunos de los abundantes periodistas desplazados a la parroquia. Lo hace, para sorpresa de los reporteros, en catalán: “A la Hermandad, que está dada de alta en el registro de actividades, se le prohíbe salir a desfilar, por lo que nos acogemos a nuestro derecho a manifestarnos”. En ocasiones, nada mejor que las autodefiniciones: “Somos un colectivo normal y corriente”, defiende Cañadas, que dice no entender por qué el consistorio veta su procesión. “No existe ninguna razón, no hay ningún símbolo anticonstitucional, tampoco armas”, añade el hombre, que dice que espera que nadie odie lo que la Legión simboliza.

En Barcelona, son unos 350 y todos catalanes. La base de la Hermandad de Antiguos Caballeros Legionarios se ubica desde 1974 en el Paseo Torres i Bages, en La Prosperitat, Barcelona. Desde allí, la familia catalana de la Legión se despoja de las suspicacias que salen a su paso.

 

Puntúa