En franca rebeldía y como adolescentes buscando límites los separatistas catalanes quieren quebrar la ley

cupula de la cupLa CUP llama a desoír el veto “llenando” el Calderón de estelades mientras que el Barça recurre en los juzgados el veto a las ‘esteladas’ en la final de Copa.                                                                                                        Ada Colau y el presidente catalán Carles Puigdemont, tampoco asistirán a la final de la Copa del Rey por veto a las esteladas.

El diputado de la CUP en el Parlament Albert Botran ha hecho hoy un llamamiento a los aficionados del FC Barcelona que piensen asistir a la final de la Copa del Rey a que “llenen” el estadio Vicente Calderón de esteladas, “desoyendo” así una prohibición “totalmente injusta y provocadora”.

En declaraciones en el Parlament, Botran ha salido así al paso de la decisión de la Delegación del Gobierno en Madrid de prohibir la entrada de banderas independentistas catalanas en la final de la Copa del Rey que jugarán el Barcelona y el Sevilla el domingo en Madrid.

El FC Barcelona ha interpuesto hoy, en los juzgados de Madrid, un recurso contencioso-administrativo especial para la protección de los derechos fundamentales y ha pedido la suspensión cautelar de la prohibición de exhibir banderas independentistas catalanas en la final de la Copa del Rey.

La delegada del Gobierno de la Comunidad de Madrid, Concepción Dancausa, anunció ayer la decisión de prohibir a los aficionados que entren con banderas ‘esteladas’ en el Vicente Calderón, en la final de la Copa del Rey.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha anunciado que, al igual que el presidente catalán, Carles Puigdemont, no asistirá a la final de la Copa del Rey de fútbol ante la prohibición de entrar en el campo con banderas esteladas, lo que considera “un inaceptable atentado a la libertad de expresión”.

A través de tres mensajes en su cuenta de Twitter, Colau considera que “el gobierno del PP tiene que rectificar” esta decisión, y advierte que “si se mantiene la prohibición”, no asistirá al partido “en señal de protesta, igual que el President”.

Puntúa