El salafismo se extiende sin control en Cataluña

  • Después de los atentados perpetrados en Túnez y  Francia, en Cataluña todavía no se toma nota de la gravedad de seguir apoyando desde la Generalitat o desde distintos Ayuntamientos a grupos que no se saben quienes realmente son.
  • detención de yihadistasEspaña debe prepararse para un acuchillamiento masivo a plena luz del día en una plaza pública”, dicen los expertos en terrorismo yihadista. según un estudio hecho por José María Gil Garre, director del departamento de estudios de terrorismo del Instituto de Seguridad Global.
  • Los salafistas han doblado su presencia en Cataluña. Si en 2008 contaban con alrededor de  30 centros religiosos, ahora controlan ya entre 57 y 60 mezquitas.
  • La clave, apunta el portavoz del Instituto de Seguridad Global, pasa por “la expansión de los entornos salfistas que se ha producido durante los últimos años en Cataluña, un proceso que ha facilitado el reclutamiento y radicalización de yihadistas”. En este sentido, Gil Garre precisa que el salafismo – de árabe ‘Salaf’, predecesor, ancestro- no equivale a terrorismo, pero esta doctrina islámica ultraortodoxa que predica una interpretación literal del Corán tal y como se escribió en un contexto medieval -si forma parte del núcleo ideológico de todo yihadista. “El salafismo se ha extendido enormemente en España, singularmente en Cataluña”, asegura.En cuatro años los salafistas en Cataluña han doblado su presencia. Así, si en el 2008 contaban con alrededor de  30 centros religiosos,  concentrados en su mayor parte en Tarragona, ahora controlan ya entre 57 y 60 mezquitas. Su área de influencia se ha extendido a Lérida y Gerona. “El salafismo ha resultado clave como elemento trazador del movimiento yihadista en los países del Magreb, de donde proceden numerosos de los terroristas recientemente detenidos en nuestras fronteras”, apunta Gil Garre.La fuerte implantación de la comunidad marroquí y paquistaní en Cataluña, particularmente en Barcelona, explica que los focos contra el yihadismo miren ahora al Mediterráneo. De acuerdo con  datos de la Policía Nacional, existen unos 60.000 paquistaníes que residen en la Ciudad Condal, la mayoría hombres, solteros e indocumentados. Es en estos umbrales de la pobreza y la marginación donde el salafismo “agarra” a sus fieles.Más allá del “extraordinario trabajo” desarrollado por la Inteligencia policial -“que ha desbaratado ataques inminentes en España”- José María Gil Garre cree que España no enfoca bien la dimensión de la amenaza yihadista. En este sentido, nuestro país debe prepararse para atentados poco complejos de gran impacto.”No hace falta un 11-S, un 11-M o un atentado en un cuartel de la OTAN, el yihadismo ha entendido que resulta mucho más aterrador si provocaun acuchillamiento masivo en una plaza pública a plena luz del día“, explica con un terrorífico ejemplo el analista del Instituto de Seguridad Global.

 

Puntúa