El G7 adopta planes de acción para refugiados, estímulos fiscales , económicos y contra el terrorismo

G7 en JapónBásicamente 4 puntos fueron la agenda que se puso sobre la mesa a tratar por el G7  compuesto por: el primer ministro japonés Shinzo Abe , el presidente de Estados Unidos, Barack Obama ,  el presidente de Francia, Francois Hollande; el primer ministro británico, David Cameron; el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau; el presidente de la Comisión Europea, Jean- Claude Junkcker; el presidente del Consejo de la Unión Europea, Donald Tusk; el primer ministro italiano, Matteo Renzi y la canciller alemana Angela Merkel durante una reunión de la cumbre  realizada en el parque natural de Ise-Shima (centro de Japón).

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, pidió hoy al G7 que ofrezca una respuesta común ante la crisis de los refugiados, y en particular propuso incrementar las ayudas a los desplazados y poner en marcha esquemas de acogida en otros países.

“El G7 debe mostrar su liderazgo en todas las dimensiones de la crisis de los refugiados, ya que si no lo hace, nadie más lo hará”, afirmó el líder comunitario.

Los líderes del G7 apostaron  por aplicar estímulos fiscales y reformas estructurales en función de la situación de cada país, como receta común para dejar atrás la actual incertidumbre económica global y volver a la senda del crecimiento.

En la primera jornada de su cumbre anual, que en esta ocasión se celebró en el parque natural de Ise-Shima (centro de Japón) el Grupo de los Siete acercó posturas para lanzar un mensaje unificado sobre política económica, pese a que volvieron a escenificar sus diferentes enfoques y estrategias.

Los líderes del G7 se comprometieron también a aplicar estrategias económicas coordinadas “más dinámicas y equilibradas”, que combinarán estímulos fiscales, políticas monetarias y reformas estructurales, y alertaron de los riesgos que podría causar la salida del Reino Unido de la UE.

Los máximos responsables de Alemania, Canadá, Estados Unidos Francia, Italia, Japón, Reino Unido y la Unión Europea adoptaron este compromiso en una declaración conjunta adoptada  en la segunda y última jornada de la cumbre que se celebró en el parque natural de Ise-Shima (centro de Japón).

Los líderes del G7 adoptaron  un plan de acción para combatir el terrorismo y el extremismo violento, que incluye un mayor intercambio de la información de los servicios de inteligencia y más cooperación en el área de seguridad fronteriza.

El Grupo de los Siete decidió así hacer frente al “preocupante aumento del número de ataques terroristas, especialmente aquellos perpetrados en lugares vulnerables debido a su acceso abierto o a las barreras limitadas de seguridad”, según consta en la declaración adoptada en la cumbre de Ise-Shima (Japón).

Puntúa