Detenidos seis miembros de un grupo criminal británico desplazados a la Costa del Sol para matar al líder de una banda rival

banda inglesa Los arrestados, pertenecientes a la organización criminal asentada en Manchester y  conocida como “A Team”  planearon asesinar al cabecilla de los “Anti A team”           Ambos grupos, dedicados al narcotráfico y los ajustes de cuentas, habían mantenido enfrentamientos armados en Reino Unido                                                                         Intervenida una pistola con el número de serie borrado y lista para disparar, varios cuchillos de grandes dimensiones y un chaleco lastrado, entre otros efectos

Agentes de la Policía Nacional, en una operación conjunta con la National Crime Agency (NCA) y la Policía Metropolitana de Manchester, han detenido a seis miembros de un grupo criminal británico
trasladados hasta la Costa del Sol para matar al líder de una banda rival.
Los arrestados, pertenecientes a la organización criminal asentada en Saldford (Manchester) y conocida como “A Team” planearon, presuntamente, asesinar al cabecilla de los “Anti A team” . Ambos grupos,
dedicados al narcotráfico y los ajustes de cuentas, habían mantenidoenfrentamientos armados en Reino Unido. Se han realizado dos registros en los que se ha intervenido una pistola con el número de serie borrado y lista para disparar, varios cuchillos de grandes dimensiones, teléfonos móviles, pasamontañas, guantes, un puño americano, un bate de béisbol y un chaleco lastrado, entre otros efectos.
Viajaron a Marbella con la intención de matar a su rival.
Ante la posibilidad de que atentaran de forma inminente contra su objetivo, se organizó un operativo policial para lograr su detención, que contó con el apoyo de los Grupos de operaciones Especiales de Seguridad (GOES) de Málaga. La operación culminó con el arresto de seis personas de nacionalidad británica -5 hombres y una mujer- y el registro de dos viviendas en Marbella. Los detenidos, al percatarse de la presencia policial, fracturaron sus terminales telefónicos y arrojaron las tarjetas SIM al váter.
En uno de los inmuebles los policías intervinieron una pistola del calibre 9mm parabellum
con un cartucho en la recámara y dispuesta para ser utilizada, así como diversa munición. Además, bajo el cojín de uno de los sofás hallaron cuatro cuchillos de grandes dimensiones -situados de forma que pudieran ser utilizados para atentar contra una persona-, varios pasamontañas y guantes negros. Los investigadores intervinieron también un chaleco lastrado que podría ser utilizado para su colocación en el cuerpo sin vida de la víctima y ser posteriormente arrojado al mar.
Puntúa