Detenidos 11 responsables de Ausbanc y Manos Limpias por coaccionar a distintas entidades para lograr acuerdos económicos

manos limpiasExigían importantes cantidades de dinero a cambio de retirar querellas presentadas contra empresas, instituciones y personas.Ausbanc financiaba al sindicato Manos Limpias con la finalidad de ejercer presión, personándose como acusación popular bajo su amparo, sobre determinadas personas para lograr así supuestos acuerdos de colaboración publicitaria.El dinero recaudado por la asociación, -gran parte de asociaciones financieras, subvenciones como asociación sin ánimo de lucro y las cuotas de socios-, era desviado a sociedades creadas al efecto por los máximos dirigentes de Ausbanc.

Agentes de la Policía Nacional han detenido a 11 responsables de la asociación Ausbanc, -entre ellos el presidente y varios miembros de la junta directiva, y altos cargos del sindicato Manos Limpias-, por, presuntamente, coaccionar a distintas entidades financieras para lograr acuerdos económicos camuflados bajo falsos convenios publicitarios. Tras esta investigación se determina que Ausbanc realmente no era una asociación sin ánimo de lucro, sino que su único objetivo era obtener beneficios para sus dirigentes utilizando como pantalla la protección de los consumidores de banca.
Los arrestados utilizaban la información obtenida de los usuarios de banca y las reclamaciones presentadas para coaccionar a las entidades financieras y obtener acuerdos económicos. Los máximos responsables habían creado además diversas sociedades para distraer el capital generado.

Desde la asociación se contactaba con las entidades en búsqueda de financiación enmascarada bajo convenios publicitarios para que se publicitaran en sus medios a cambio de proporcionarles una publicidad que les fuera favorable. Además, para lograr esos acuerdos, les ofrecía también rebajar las pretensiones de sus asociados ante determinadas demandas, o incluso archivarlas, aunque ello supusiera un perjuicio para sus clientes.
Paralelamente, para reforzar la presión contra las entidades financieras y lograr los acuerdos económicos pretendidos, Ausbanc utilizaba al sindicato Manos Limpias, -al que además financia-, para ejercer la acusación popular. Así, se presionaba a la entidad con la personación como parte de este sindicato en determinadas causas para, posteriormente, negociar su retirada si se obtenían los acuerdos económicos.
A lo largo de esta investigación, los agentes han corroborado también que Ausbanc vendía a las entidades financieras los denominados ITCRA (Informe Trimestral de Consultas y Reclamaciones) que se elabora con las quejas y reclamaciones de los consumidores, obteniendo importantes
beneficios.
Los arrestados tenían distintos roles dentro de todo el entramado creado para obtener beneficios económicos, con una clara estructural piramidal jerarquizada. En un primer nivel estaba el presidente de Ausbanc, quien ejercía todo el control y dirección de la asociación en beneficio propio, tras él los miembros de la junta directiva, quienes supuestamente deberían controlar las cuentas y conocer el destino final de los fondos, cuotas de asociados y subvenciones recibidas. En un último escalón se
encontrarían otros cargos menores de la asociación, conocedores de estas prácticas y que también se beneficiaban de lo obtenido.

Existían múltiples relaciones comerciales y de flujo de capital entre las asociaciones de Ausbanc, empresas privadas y los miembros de la Junta Directiva. Traspasaban los fondos de Ausbanc a las empresas vinculadas dando la apariencia de que existía una relación de compra venta de servicios que luego o no se llevaban a cabo, o en caso de hacerlo, se podrían haber realizado de manera más ventajosa para los intereses de la asociación. Todos estos movimientos buscaban dar la imagen de que

existía una actividad comercial entre las sociedades del grupo y cuadrar a su vez los balances de las distintas sociedades. Todas las sociedades y empresas privadas que se estarían beneficiando estaban controladas por parte de los dirigentes de Ausbanc. Asimismo, Ausbanc, -como supuesta asociación sin ánimo de lucro en defensa de los consumidores-, ha obtenido a los largo de estos años importantes subvenciones. Los investigadores están analizando tanto las condiciones específicas de dichas convocatorias como la documentación facilitada por Ausbanc para acceder y obtener las mismas, ya que esta asociación no reuniría los requisitos exigidos.
Puntúa