Detenidas dos personas que obligaban a mujeres a prostituirse en pisos y peluquerías “con final feliz”

trata de seres humanosUna de sus víctimas, además de tener que ejercer la prostitución, era obligada a mantener relaciones sexuales con el hombre que había pagado su viaje a España y con otras personas de su entorno, en ocasiones de manera simultánea. 

 Fue una amiga suya quien la ayudó a salir del piso en el que vivía, propiedad de uno de los proxenetas, y quien puso los hechos en conocimiento de las autoridades.

La Policía solicita la colaboración de todos los ciudadanos para acabar con estas situaciones, denuncia de forma totalmente anónima en el 900105090 y en trata@policia.es

Agentes de la Policía Nacional han detenido a dos personas que obligaban a mujeres extranjeras a ejercer la prostitución en pisos y locales comerciales tales como peluquerías en las que debían

hacer masajes eróticos o “con final feliz”. Una de sus víctimas, a la que habían captado en Colombia, además de tener que ejercer la prostitución fue obligada a mantener relaciones sexuales con el hombre que había pagado su viaje a España y con otras personas de su entorno, en ocasiones de manera simultánea. La mujer pudo escapar de esta situación gracias a la ayuda de una amiga que además, denunció los hechos a las autoridades consulares de su país, quienes, a su vez, pusieron el asunto en conocimiento de agentes especializados de la Brigada Central contra la Trata de Seres Humanos de la ComisaríaGeneral de Extranjería y Fronteras.

Al tener conocimiento de estos hechos, se puso inmediatamente en marcha una investigación con la finalidad de corroborar la información recibida, que concluyó con la detención de dos personas, un hombre de nacionalidad española y una mujer colombiana, por delitos de trata de seres humanos, relativos a la prostitución, favorecimiento de la inmigración ilegal y agresión sexual.

Aprovechándose de la situación de necesidad
La víctima de nacionalidad colombiana había residido en España con anterioridad y regresado a su país de origen hace unos meses al quedarse sin trabajo. Dada la necesidad que tenía de volver a nuestro país para concluir los trámites para su nacionalización y ante la falta de recursos económicos, decidió pedir ayuda a un conocido suyo, un hombre español, quien le compró un billete de avión para que pudieraviajar.
Cuando llegó a Madrid fue recogida en el aeropuerto por detenidos en esta operación. Nada más aterrizar la informaron que para satisfacer la deuda que había adquirido con ellos por el viaje tendría que trabajar en una peluquería ejerciendo la prostitución y realizando masajes eróticos. A continuación la llevaron a un piso en el que alojarse, cuyo alquiler se sumaba a la deuda contraída por el viaje, donde permaneció aproximadamente un mes hasta que fue rescatada por una amiga, que
fue quien puso los hechos en conocimiento de las autoridades consulares colombianas en España que, a su vez, lo denunciaron ante la Policía.
Puntúa