Detenidas 53 personas por utilizar identidades fraudulentas para evitar ingresos en prisión o llevar a cabo otras actividades delictivas

policia nacional cambio de identidadesContaban con varias identidades obtenidas con diferentes partidas literales de nacimiento que consiguieron en su día presentando inscripciones fuera de plazo en el Registro Civil.

Los patriarcas de los clanes familiares implicados podrían ser responsables de la comisión de un delito contra las relaciones familiares -poligamia- por casarse hasta con seis parejas distintas, una con cada identidad falsa.

Los arrestados contaban con varias identidades obtenidas con diferentes partidas literales de
nacimiento que consiguieron en su día presentando inscripciones fuera de plazo en el Registro Civil. Los patriarcas de los clanes familiares implicados podrían ser responsables de la comisión de un delito contra las relaciones familiares -poligamia- por casarse hasta con seis parejas distintas usando
diferentes identidades.
cambio de identidades
Cambio de identidades

La investigación comenzó el año pasado cuando los agentes tuvieron conocimiento de que varias personas, vinculadas a clanes familiares de Sevilla, estaban utilizando identidades fraudulentas para evitar ingresos en prisión o para llevar a cabo otras actividades delictivas. El rastreo de los principales sospechosos se vio dificultado precisamente porque los arrestados utilizaban varias identidades falsas.

Tras laboriosas investigaciones, paulatinamente se fueron identificando y localizando a los poseedores de estas identidades obtenidas de forma fraudulenta. Los primeros diez arrestos se llevaron a cabo en 2015 en varios pueblos del cinturón industrial de Sevilla así como en la capital.
Posteriormente, a mediados del mes pasado, los agentes realizaron una segunda intervención en la que otras 22 personas fueron arrestadas, esta vez en las poblaciones de Coria del Río, Tocina y Alcolea del Río. La última fase operativa tuvo lugar días atrás en las poblaciones de Coria del Río y en

San Juan de Aznalfarache (Sevilla), y terminó con la detención de otras 21 personas. A todos los arrestados se les imputa uno o varios delitos de falsedad documental, así como falso testimonio y contra las relaciones familiares.

Para conseguir las falsas identidades, los arrestados presentaban -en distintos registros civiles de Andalucía- inscripciones de nacimiento fuera del plazo exigido, aportando datos y declaraciones testificales falsas al objeto de justificar que dicha inscripción no se hubiese producido en el momento
del nacimiento. Todo ello con la intención de conseguir nuevas partidas literales de nacimiento, que luego les exigirían en la expedición de los Documentos Nacionales de Identidad.
Así, se hacían con la documentación necesaria para sus actividades delictivas o para eludir responsabilidades penales y judiciales.
Al obtener nuevas identidades, sus efectos revertían automáticamente en los descendientes que eran inscritos con apellidos que no correspondían a la verdadera identidad de los padres, llegando a tener dos o más identidades, lo que permitía ampliar la cadena delictiva. Igualmente, los nuevos miembros del grupo eran dotados con varias identidades empleando el mismo procedimiento.
La adopción de varias identidades posibilitó además que uno de los detenidos cometiese un delito contra las relaciones familiares (bigamia) al haber contraído matrimonio en segundas nupcias sin que el primer vínculo se hubiese disuelto. Incluso, los patriarcas de uno de los clanes familiares implicados llegaron a casarse hasta seis veces.
Puntúa