Desmantelados en Valencia dos talleres de falsificación “made in Spain” de artículos de marcas de reconocido prestigio

policia nacional ropa trucha made in spainLa garantía de la fabricación propia les permitía elevar los precios alegando mejores calidades en la confección, teniendo incluso un centro de atención al cliente personalizado donde se podía elegir entre diferentes telas y modelos.El centro neurálgico de producción estaba en Valencia, si bien contaban con distribuidores en diferentes puntos de la geografía española que vendían los productos través de mercadillos o venta directa, así como por Internet.Se han intervenido miles de prendas de ropa y efectos de bisutería y marroquinería de imitación, y más de 360.000 euros en efectivo. Otros 600.000 euros han sido bloqueados en once cuentas bancarias y fondos de inversión de los arrestados.

En la operación han sido detenidas 20 personas en Valencia, Torrelavega (Cantabria), Asturias, Madrid, Palma de Mallorca y Alicante, y se han realizado 23 registros en los domicilios,
empresas y almacenes de los arrestados.

La operación se inició cuando los investigadores detectaron las actividades ilícitas que estaría llevando a cabo una organización presuntamente dedicada a la fabricación, distribución y venta de productos de marroquinería falsificados “made in Spain” de marcas de reconocido prestigio. Los agentes contactaron con los representantes legales de una prestigiosa marca a la que imitaban. El análisis realizado por la Unidad de Criminalística de la Comisaría General de Científica sobre uno de los artículos presumiblemente falsificado por los investigados concluyó que, efectivamente, vulneraba los derechos de propiedad industrial de la citada marca.
Las investigaciones posteriores desvelaron la estructura de la organización. En Valencia se llevaban a cabo las labores de fabricación y distribución de los productos que vulneran los derechos de propiedad
industrial. En esta ciudad tenían dos talleres de confección -uno de ellos ubicado en una vivienda-, que conformaban el centro neurálgico de la producción y han sido desmantelados.
Además, contaban con distribuidores en Madrid, Oviedo, Islas Baleares y Santander, algunos de los cuales realizaban importaciones de China o Turquía de otros productos igualmente falsificados que la organización no les suministraba. Vendían los artículos ilícitos en mercadillos, por teléfono o de forma directa (a través del “boca a boca”), y también por Internet.
Estas falsificaciones eran hechas en España, donde se encontraba la totalidad de la organización, argumento que utilizaban como garantía de calidad, lo que les permitía poner en venta los productos a precios superiores a la media del mercado. Incluso disponían de un servicio de atención al cliente personalizado, donde se podían elegir las telas y modelo, adaptando la creación a los deseos del cliente.

Una vez identificados los integrantes de la organización los agentes detuvieron a veinte personas en Valencia (8), en la ciudad cántabra de Torrelavega (4), en Oviedo, en Madrid y en Palma de Mallorca (3). Una persona más, encargada de la serigrafía, fue arrestada en el municipio valenciano de Alzira; y otras dos en la provincia de Alicante (uno de ellos en Elche que era quien proveía al grupo de bobinas de tela).

Una vez identificados los integrantes de la organización los agentes detuvieron a veinte personas en Valencia (8), en la ciudad cántabra de Torrelavega (4), en Oviedo, en Madrid y en Palma de Mallorca (3). Una persona más, encargada de la serigrafía, fue arrestada en el municipio valenciano de Alzira; y otras dos en la provincia de Alicante (uno de ellos en Elche que era quien proveía al grupo de bobinas de tela).
Puntúa

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies