Se aprueba el proyecto de reforma de hipotecas para proteger más al consumidor

Los bancos ya no podrán obligar a los clientes a contratar seguros de vida, del hogar o tarjetas para conceder una hipoteca.

El Gobierno ha acordado este miércoles en el Consejo de Ministros enviar a las Cortes la esperada reforma de la legislación hipotecaria con la que se pretende aumentar la transparencia en el mercado y mejorar la comprensión de los contratos, lo que frenará la litigiosidad entre entidades y clientes.

En las medidas, explicadas por el ministro de Economía, Luis de Guindos, se incluyen mayores facilidades para cambiar las hipotecas las multidivisas y las de tipo variable a fijo; mayores obligaciones de transparencia para las entidades prestatarias; y una mayor protección del consumidor en caso de impago.

Entre los puntos destacados que el Gobierno ha aprobado este viernes en  el Consejo de Ministros, el Proyecto de Ley de Crédito Inmobiliario,  establece que los bancos no podrán determinar el vencimiento anticipado de una hipoteca hasta que el impago por parte del consumidor suponga el 2% del préstamo, incluidos los intereses, o alcance nueve cuotas durante la primera mitad del contrato.

Otro de los puntos es que los bancos ya no podrán obligar a los clientes a contratar seguros de vida, del hogar o tarjetas para conceder una hipoteca.Es uno de los cambios de la ley hipotecaria que prepara el gobierno y que también da mayor protagonismo a los notarios.

Antes de la firma, se les visitará de forma gratuita para que expliquen el contrato. Notarios encantados y asociaciones de consumidores preocupadas porque consideran que este paso previo otorga más garantías a los bancos y no a los clientes.

El proyecto de ley no entra sin embargo en el reparto de los gastos del crédito: habrá que negociarlos, aunque varias sentencias dicen que las entidades tienen que asumir una parte. En caso de desahucio, sí habrá cambios: el hipotecado tendrá que acumular 9 meses de impagos, en lugar de 3 como hasta ahora.

La norma abarata, entre otras cosas, las comisiones de cancelación anticipada de los préstamos a tipo variable, hasta eliminarlas a partir de los cinco años de vigencia del contrato, explica el Ministerio de Economía.

La conversión de tipo variable a fijo no pagará comisión a partir del tercer año y se rebajarán los gastos de aranceles y notaría.

Por último De Guindos explicó que se persigue que los cambios normativos apuntan a priorizar “más la calidad que la cantidad de las hipotecas concedidas”, evitar abusos e injusticias pasadas y favorecer al consumidor. “Si lo hubiéramos tenido en vigor (en el pasado) no hubiéramos vivido los problemas de las cláusulas suelo”.

Puntúa

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies