EE.UU. paraíso fiscal mal que le pese a Obama

¿Por qué hay tan pocos estadounidenses en los “Papeles de Panamá”?

“Mucho de ello es legal y ese es precisamente el problema”. Así reaccionó el presidente de EE.UU., Barack Obama, al escándalo por la filtración de los llamados “Papeles de Panamá”.

Y también han obligado a reconsiderar la campaña de los países obamadesarrollados para restringir las operaciones de los paraísos fiscales liderada por EE.UU. y Reino Unido.

Ambos gobiernos han prometido anunciar nuevas medidas durante una cumbre internacional sobre corrupción que tendrá lugar en Londres en mayo.

“Estados como Delaware, Wyoming, Nevada y Arizona tienen regulaciones que favorecen el secreto financiero y, por el carácter federal de EE.UU., han logrado resistirse a las reformas impulsadas por el presidente Obama”.

Estos distritos aseguran que no hacen nada ilegal, pero las dudas persisten. De hecho, hay quienes se preguntan si el hecho de que los Panamá Papers nombren a muy pocos estadounidenses no se debe a que los ricos y poderosos de EE.UU. no necesitan irse del país para esconder activos.

Obama citó en una ocasión el caso de Ugland House, un edificio en las islas Caimán (emblema de los paraísos fiscales) en el que tienen domicilio 18.000 compañías que sirven de fachada para operaciones financieras dudosas.

Pero el presidente de EE.UU. tiene en sus propias fronteras a Delaware, un pequeño estado en la costa este, muy cercano a Washington DC, que es sede de945.000 firmas –casi una por habitante–, muchas de ellas denunciadas como empresas fantasma.

No sorprende entonces que, en el más reciente ranking de Tax Justice sobre los países con más secreto financiero en el mundo, EE.UU. tenga un puesto destacado.

Puntúa